Marzo está a la vuelta de la esquina
Factoriza, autofinanciate y haz frente a los compromisos

Uno de los principales focos donde las empresas deben concentrarse es en la recuperación de los fondos facturados vía Cobranza. Es fundamental mantener un flujo de cobro constante y controlado, que permita darle a la empresa estabilidad para seguir operando sin altibajos.

Para todo negocio, una buena forma de generar ingresos es ofrecer a sus clientes condiciones de pago a 30, 60 y 90 días, el riesgo aparece cuando no se cumple con el pago en los plazos acordados, dado que esto repercute directamente sobre el flujo de caja, lo que sin duda representa un problema para las finanzas de cualquier compañía, ya que inmediatamente esto se ve reflejado en la falta de liquidez, ocasionando problemas graves que dificultan la normal operación del negocio y por ende se ve menoscabado su crecimiento y desarrollo.

Sin embargo, hay un instrumento de financiamiento que apunta a solucionar precisamente ésta problemática: el Factoring, que de forma eficiente te permite “tercerizar” la gestión de las Cobranzas, liberando a la empresa de la gran carga administrativa que la tarea conlleva y obviamente de los costos asociados a los trámites de Cobranza (recolección de vale vista, cheques, costo de empleados para la gestión telefónica y personal, viáticos entre otros).

En definitiva, el Factoring es una manera efectiva, segura y rápida de mantener la cobranza bajo control, recuperar los pagos que están pendientes y ahorrar tiempo y dinero sin recurrir a mayores gastos por parte de la empresa.

Comments are closed.

Contacto